La escuela de cocina quería reforzar su actuación en las redes con contenidos interesantes para personas que quieren aprender a cocinar o perfeccionar sus habilidades en la cocina.

Desarrollamos un proyecto con foco en Instagram y Facebook y, poco después, en Pinterest, presentando ingredientes, utensilios, consejos y el clima relajado de las clases. Se empezó a compartir los contenidos en octubre de 2014 y la participación crece mes a mes. Los seguidores están usando cada vez más las redes.